Atrapado en su autocaravana

Los bomberos rescatan a un lavianés de 72 años que sufrió un ictus mientras dormía en su vehículo, aparcado en El Rinconín

No podía moverse. Salvo los ojos, que tenía muy abiertos y con los que parecía pedir ayuda, nada hacía imaginar que C. V. B. tenía problemas. Sin embargo, este lavianés de 72 años, que dormía en las inmediaciones del Rinconín dentro de su autocaravana, se despertó en su cama completamente inmovilizado. Su suerte fue que, pasadas las once y media de la mañana, un amigo pasó junto a su vehículo y se alarmó al ver que no contestaba a sus llamadas.

Pronto fueron muchas las personas que se arremolinaron junto a la caravana, ya que el buen tiempo convirtió a San Lorenzo en un lugar de referencia para la mañana sabatina. Pero, antes de que alguno pudiera actuar, llegaron ya dotaciones del Cuerpo de Bomberos de Gijón, así como de la Policía Local y Nacional, aunque fue esta última la que intervino en la gestión del suceso. A las 11.40 los bomberos ya estaban desmontando una de las ventanas de la caravana para poder acceder al interior y comprobar el estado del conductor.

Una vez dentro, los bomberos se encontraron con C. V. B., que salvo mover los ojos no ofrecía ningún otro signo de vida. Ni hablaba, ni podía moverse. Tras abrir la puerta del vehículo, los sanitarios de la UVI móvil que esperaban junto a la autocaravana accedieron al interior y realizaron una primera evaluación de emergencia: parece un ictus. Es decir, una posible hemorragia cerebral o derrame que le mantenía consciente, pero inmóvil. Los sanitarios le trasladaron de urgencia al Hospital de Cabueñes, donde permanece ingresado.

Fuente original: El Comercio.

Artículos relacionados:

Deje un comentario