El litoral de la comarca reúne a más de trece mil campistas

José Antonio Pérez hace hincapié en que las zonas habilitadas para acampar “son insuficientes” al resaltar que sólo existen dos autorizadas en la franja costera. Así, insta a las administraciones a que impulsen nuevos espacios.
El atractivo con el que cuenta el litoral del sur de la Isla se avala por la cantidad de campistas que cada año eligen esta zona para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa. De hecho, la asociación Pro Derechos de los Campistas (Prodecam) ha cifrado que durante este período más de 13.000 personas han practicado este tipo de modalidad turística, los que se han distribuido entre los municipios de Güímar y Guía de Isora.

“Este año se da la circunstancia de que muchos más ciudadanos han elegido acampar en la costa del Sur de Tenerife porque debido a la crisis no hay dinero para poder alquilar un apartamento o una habitación en algunos de los hoteles que hay en esta zona de la Isla”, comenta José Antonio Pérez, presidente del citado colectivo.

Sin embargo, el máximo representante de Prodecam resalta que en materia de acampada “nos encontramos igual que otros años atrás. Es decir, no hay zonas habilitadas para la práctica de esta modalidad de ocio y, por tanto, continúa la discriminación de las administraciones públicas para crear nuevas áreas de acampadas o bien facilitar que la iniciativa privada invierta en proyectos de estas características”.

Pérez indica que en la comarca “son contadas las zonas de acampadas reguladas y nos las encontramos en Tajao, en el municipio de Arico, y en la zona de Montaña Roja, en Granadilla de Abona”.

“No obstante, la cantidad de campistas es tanta, que este año supera las 13.000, por lo que las dos únicas zonas habilitadas se quedan pequeñas y no pueden acoger la gran demanda que existe”, explica José Antonio Pérez.

Comenta que dicha situación sigue obligando a los campistas a ocupar zonas del litoral que no están adaptadas, “por lo que es necesario que los políticos tomen conciencia de este tipo de turismo, modalidad que se practica en condiciones en el resto de Europa y que aquí, en Tenerife, se quiere seguir vetando y castigando “.

Promesas sin cumplir

“A las instituciones públicas les debería dar vergüenza por no construir nuevas zonas de cámping, a pesar de que las mismas han sido prometidas en múltiples ocasiones. Ya no nos creemos nada”, asevera el presidente de Prodecam.

Explica que “la administración lo único que hace es ponerse en contra del campista y los ayuntamientos nos mandan a las policías locales para desalojarnos y sancionarnos, en vez de buscar soluciones reales y efectivas”.

Desde dicho colectivo se señala que las autoridades municipales “incluso intentan hacer creer que los campistas somos los culpables de todo lo malo que se produce en el litoral, pero nada más lejos de la realidad”.

“Nosotros somos los primeros interesados en el respecto y cuidado del entorno para poder seguir disfrutando de la singularidad de la costa a la que vamos”, expresan desde Prodecam.

De este modo, se resalta que “nosotros sí somos ecologistas y nos interesamos por el medio ambiente y si observamos que alguno está tirando basura le recriminamos para que recoja lo que tiró”.

“En definitiva, nos quieren castigar a todos por unos cuantos que no respetan las normas básicas de civismo”, argumentan desde la asociación.

Servicios mínimos

Resaltan que los ayuntamientos entre Güímar y Guía de Isora “deberían facilitar esta actividad y con un poco de sensibilidad ganaríamos todos, más cuando no somos unos cuantos centenares, sino unos cuantos miles. Es muy importante que en las zonas tradicionales de acampada nos pongan contenedores de basura y de reciclaje, para evitar acumular los residuos en las caravanas o casetas. Además, de algún punto de agua potable y unos servicios”.

Al respecto, José Antonio Pérez indica que es necesario el apoyo de las administraciones locales y supramunicipales porque augura que las acampadas no irán a la baja, todo lo contrario. “Estamos ante una modalidad de ocio y de turismo muy singular que en el Sur, en particular, y en la Isla, en general, seguirá incrementándose en los próximos años”.

En cuanto a las zonas más atractivas para los campistas, el presidente de Prodecam indica que el “puerto de Güímar, La Caleta (Adeje), Fonsalía y Punta Blanca (Guía de Isora), El Médano y Las Maretas (Granadilla de Abona) y Abades (Arico) y Las Galletas (Arona) son los puntos del litoral más singulares para los que practicamos las acampadas”.

Fuente original: El Día.

Artículos relacionados:

Deje un comentario