El nuevo examen práctico de conducir ya está en vigor

El nuevo examen práctico de conducir acaba de ser puesto en marcha por la DGT. Es más largo y está dividido en dos partes: durante la primera, el alumno deberá circular durante 15 minutos hacia un destino concreto sin indicaciones del examinador.

Pocas situaciones resultan tan angustiosas como el momento de arrancar el coche para comenzar el nuevo examen práctico de conducir. Sudores fríos, temblores y tics nerviosos hasta ese momento desconocidos se apoderan del pobre alumno que cruza los dedos mientras piensa: “Por favor, que me toque un recorrido fácil, de los que tantas veces he hecho con mi profesor”. ¡Deseo concedido! La DGT ha escuchado las súplicas de cientos, miles, decenas de miles de alumnos y planea modificar el temido examen de permiso B.

Lo cierto es que estos cambios no responden a las peticiones de los futuros conductores, sino a una normativa que obliga a que, antes de 2013, todos los países europeos fijen un modelo de prueba común. Pero, según la opinión de los expertos, las novedades redundarán en beneficio de los aspirantes.

El nuevo examen de conducir se pone a prueba en siete ciudades: Barcelona, Burgos, Las Palmas, Madrid, Pamplona, Segovia y Sevilla. Así lo ha anunciado el director general de Tráfico, Pere Navarro, que ha fijado como fecha para el comienzo de estos exámenes piloto el 2 de noviembre.

Navarro asegura que su intención es conseguir una prueba de “mayor calidad, con más rigor y más exigencia”. Para ello, el nuevo examen práctico de conducir cuenta con dos partes claramente diferenciadas.

Los primeros diez minutos serán de ‘conducción autónoma’. El examinador, tras una breve presentación, preguntará al alumno si sabe llegar a un punto determinado –un estadio, una plaza conocida…– . A continuación, el alumno se pondrá en marcha, sin más indicación que las señales que encuentre a su paso y siendo él quien elija la ruta –puede llevarla preparada desde la autoescuela–.

Esta parte persigue un doble objetivo: ver cómo se desenvuelve el alumno sin ayuda y conseguir que se relaje, pues los primeros minutos son siempre los más tensos.

Otra de las novedades es que se fija en el nuevo examen práctico de conducir es un mínimo de conducción de 25 minutos al volante –incluidos los diez de modo autónomo–. De tal manera que, aunque el alumno haya cometido un fallo grave al principio, deberá seguir hasta completar el tiempo.

Las autoescuelas están a favor del nuevo examen de conducir. Según la Confederación Nacional de Autoescuelas (Cnae), esto permitirá “que se valore la prueba completa, aunque al final será el criterio del funcionario el que decida”.

La Cnae apoya todos estos cambios del nuevo examen práctico de conducir porque, a su juicio, permitirán humanizar el trámite. Si el examinador lo considera oportuno, antes de iniciar la marcha, podrá pedir al alumno que lleve a cabo algunas comprobaciones –nivel de aceite, estado de los frenos o neumáticos…– a la vez que charla con él.

Antes de comenzar la ruta, el examinador puede pedir al alumno que haga algunas comprobaciones de seguridad, como, por ejemplo, el nivel de aceite.

Además, será el funcionario quien comunique personalmente su decisión final al alumno. De esta manera, si ha suspendido, podrá aconsejarle para no fallar en la próxima convocatoria.

Fuente original: Autobild.

Artículos relacionados:

Deje un comentario