El parking de autocaravanas de Berio se queda pequeño

La ocupación creció en un 17% llegando a los 7.000 vehículos entre junio del año pasado y mayo de 2012

Viajar con la casa a cuestas será la opción elegida por muchos de los que visiten San Sebastián en el próximo mes. A la visión romántica que siempre ha rodeado la idea de viajar en autocaravana, se le une un momento económico propicio y la comodidad que proporciona sentirse en casa a pesar de la lejanía. En el mes de agosto el parking de autocaravanas de Berio suele colgar el cartel de completo, y éste no parece que vaya a ser un verano distinto, después de 12 meses de récord en los que la ocupación del parking ha aumentado en un 17%.

Desde que se inauguró, la existencia del primer y único aparcamiento de autocaravanas de la capital guipuzcoana corrió como la pólvora por los foros viajeros de internet. Venían tiempo reclamándolo, y extranjeros y nacionales no tardaron en ocupar las 44 plazas con las que cuenta este aparcamiento emplazado cerca del campus de Ibaeta, nada más comenzar la subida del Paseo de Berio. De junio de 2011 a mayo de este año registró la entrada de 7.142 caravanas, casi 1000 más que en el mismo periodo del año anterior. La mayoría optó por estacionar tan sólo una noche, a pesar de que el máximo tiempo permitido son 48 horas. En Berio encuentran servicios básicos como tomas de agua, iluminación y un punto de recogida y tratamiento de residuos. Caravana y habitantes reponen pilas a cambio de una tarifa de 6 euros en temporada alta y 4 euros el resto del año, para poner después rumbo a su próximo destino.

Los picos de ocupación del parking coinciden con los periodos vacacionales. Los meses de invierno resultaron flojos en comparación con los niveles de la época estival, aunque el viernes fue el día de la semana más escogido por los viajeros para salir. La celebración de la Semana Santa tuvo seguro mucho que ver con las buenas cifras atesoradas el miércoles previo al Jueves Santo. Esa noche pernoctaron 44 autocaravanas, ocupando todas las plazas disponibles. Pero aquella jornada de abril no fue la más concurrida del año. En los últimos 11 meses el aparcamiento ha superado en 27 ocasiones la cifra de los 40 vehículos que deciden quedarse a ‘dormir’.

Illumbe, una posible opción

La evolución de los datos en lo relativo a la ocupación lleva a pensar que, si no ha sucedido ya, el parking de autocaravanas no tardará en quedarse pequeño. El aumento experimentado desde 2009 se cifra en un 66%, y la saturación de las plazas obligó el verano pasado a muchos a ocupar otras calles del barrio, entre ellas, la calle plaza Elhuyar, frente al edificio del aulario de la UPV.

La cercana apertura en el mes de octubre de un nuevo camping en Igara con 30 plazas de aparcamiento para roulottes, y la proyección de un nuevo aparcamiento para caravanas en el camping de Igeldo que podría estar terminado en un plazo de dos años, permiten imaginar un escenario que no dará lugar de nuevo a estacionamientos abarrotados. Sin embargo, y ante lo dilatado de la espera, queda en evidencia la necesidad de buscar alternativas temporales. Ante esta situación el PNV propuso que una parte del parking disuasorio de Illumbe se destine al estacionamiento de las roulottes. A falta de que un informe técnico avale la propuesta de los jeltzales, parece que la habilitación de un segundo parking de caravanas aliviaría la congestión que sobre todo en verano padece el de Berio. Tan sólo la puesta en práctica de la idea terminará por confirmar el efecto trasvase esperado, pero la medida podría además contribuir a dar uso a un espacio hoy desaprovechado.

Fuente original: Diario Vasco.

Artículos relacionados:

Deje un comentario